Genialidad Femenina

Despechada por su indiferencia, no le basto con eliminar sus fotografías, cartas, números telefónicos o las cosas que aún la hacían recordar.

Despechada por su indiferencia, cambio su color de pelo, la forma en que vestía, sus collares y zapatos, cambio las rutas por donde caminaba al atardecer, a los amigos, y los locales donde bailaba, cambio además su acento y la mirada.
Así lo prefería ella, acostumbrada a huir, experta en camuflarse.

Despechada por su indiferencia, no sólo lo borro a él, sino que se perdió a si misma hasta convertirse en un par de extraños en esta enorme cuidad.

Lastima que no podía cambiar sus propios recuerdos.



9 ¿ecos?:

LV dijo...

Cuando los cambios de personalidad no funcionan, cuando la personalidad antigua pasó su fecha de vencimiento y la nueva aún no llegan; y para colmo la reescritura del recuerdo no funciona... ¿qué queda?

...


...


...


ah, sí, reinventarse con el alto auspicio del estimulante que sea de su agrado. Se sabe, el alcohol es lo mejor para borrar los trazos escritos con plumón permanente.

Sara dijo...

Borrarlo todo en un intento de borrar la única cosa que no puede ser borrada.

Ilógicamente real.


;)

Rufino U. Sánchez dijo...

Genial el texto.

Hay tantas cosas que olvidar...

moichispa dijo...

Eso de no ser uno mismo no suele funcionar (o al menos no por mucho tiempo)

Anonima Mente dijo...

El olvido es un engaño!

Quimera dijo...

La triste realidad!
Diferente al estilo que siempre leo aquí, pero muy bueno...

Winding Moon dijo...

Creo que es un error. No debes cambiar por otra persona. No se lo merecen. Tu eres demasiado para la otra persona. Nunca dejes de ser tu misma por los demás.

Un besito de ensueño =)

Sil dijo...

hola bonita hoy te escribo desde Italia, ya he pasado por Liverpool y mañana vuelo a londres, se dice que la mujer despechada es la peor que hay jajajaja sera que asi ha de ser,

Mu.- dijo...

es de las que, cuando camina en la vereda, se arrima para evitar chocarse con la gente, en lugar de esperar que alguien le dé su lugar.