Mujeres Desechables: Patas Negras

Toda mujer alguna vez le ha roto el corazón a algún tipo desafortunado, así como casi todas han sido el personaje principal de una historia de amor y desamor.
Hay mujeres que pueden quedar gravadas con ácido en el corazón de un tarado para siempre, aunque el baboso jamás llegó a rozarle los labios y ella sólo y unicamente le hablara para que llevara las bolsas del súper, o cuando su computador no funcionaba.
Todas, absolutamente todas hemos tenido de amiga a una mujer inolvidable, (a las que envidiamos en secreto) Y también tenemos amigas que son la cara fea de la moneda: las Desechables.
Entre las mujeres desechables encontramos a las Patas Negras que pueden ser divididas en dos: la Devora-Hombres y Lagrimita

- Devora-Hombres: a ellas les encanta el sexo y el alcohol, llegan a diferentes camas, asientos traseros de autos, y callejones oscuros, antes de que él pueda tener una imagen fidedigna de su rostro. La Devora-Hombres se va de farra con o sin amigas, se viste muy apretada y se somete a dietas terribles para poder tomar todo el alcohol sin engordar. Se ríe hasta que se le desencaja la mandíbula de sus amigas que sólo ser han acostado con sus novios de primaria.
Lo realmente triste, es que ella, aunque diga lo contrario, al llegar a su casa, con el maquillaje corrido y media borracha, lloriquea absolutamente sola y resignada. No sólo esta condenada a la más absoluta y cruel soledad, sino que para su desgracia su circulo social se va alejando poco a poco. Sus amigas no quiere que le robe los novios, y sus amigos no quieren que sepan que alguna vez se acostaron. La Devora-hombres desde el principio ha perdido todas las jugadas, es en esencia desechable.

- Lagrimita: Ella es toda ternura y risitas bobas, es de aquellas que se enamora de cada estúpido que al pasar le sonríe, y se entrega en cuerpo y alma en la primera cita, espantando de plano toda pretensión seria. La verdad, es que es un misterio si Lagrimita alguna vez tuvo auto estima, esta todo el día lamentandose por su pelo seco, su piel aspera y unos kilitos de más. Esta tan convencida de que es horrible, que termina siendolo. Y cuando por fin logra un "noviecito" postizo, le llena el mail de horribles correos sentimientaloides, no conforme con esto, lo llama al celular para que se levante, tome desayuno, almuerce, tome la micro, coma sano, que llame a su mamá, todo esto en el tercer día de conocerlo.
Lagrimita, no sólo es desechada al 5to día, sino que además le llega una orden de no acercamiento, porque el tipo, en verdad, quedo aterrado.
Ella no sólo lloriquea y latea a sus amigas por un hombre distinto cada mes, sino que además nos aburre con historias, las cuales se remontan desde la primaria.
Lamentablemente no entiende, esta convencida que la mejor forma de enamorar a alguien es asfixiandolo, por eso, Lagrimita esta condenada a ver películas romanticonas, mientas come toneladas de chocolates extra-calóricos, todos y cada uno de sus aburridos domingos.

Cumpleañero-Insoportable

Cuando somos pequeños, hay días especiales: navidad, pascua negra, día del niño, etc. Pero hay un día más importante que el resto y que todos alguna vez en nuestras vidas esperamos con ansias: nuestro cumpleaños.

Ok, yo acepto que un niño crea que es especial porque nació ese mismo día nueve años atrás, a ese mocoso le admito de mala gana que espere una torta enorme, que todos le sonrían y que gastemos parte de nuestro dinero para comprarle algún juguete que despedazara en la semana.

Lo que no soporto es un subnormal de mi edad, que crea que sigue teniendo los mismos derechos de la tierna infancia. Me dan ganas de morir cuando el Cumpleañero-Insoportable va a los restaurantes esperando que le regalen (sólo porque es su cumpleaños) una cena para ocho personas con show y traslado a su casa. Esta misma desagradable actitud adopta para todos los acontecimientos de su Día Especial, él supone que debemos desvivirnos para su regocijo, saliendo al pub que él elige, que nos riamos de sus chistes o peor aún, que nos disfrazásemos para ir a su estúpida fiesta.

Yo tengo algo que decirle a todos esos tarados que creen que se vuelven especiales en el día de su cumpleaños: no me importa, me da lo mismo que hayas nacido hoy o en tres meses más, basta con que facebook nos recuerde que tú y otras ocho personas más cumplen años ese día, contentate con que te saludemos con un abrazo, y olvidate del Chivas Real y la fiesta Wild On.

Lugares

Uno al entrar a una pieza puede descubrir inmediatamente que tipo de persona duerme en ella. Están las que tienen una tele enorme, y los que tienen buenos escritores sobre el velador.

El Neurótico


Es verdad, aunque nos cueste reconocerlo las mujeres somos histéricas, bipolares y odiosas. Esto lo entendemos como un elemento natural y esencial, es parte de nuestro ADN, un ingrediente secreto. No me molesta ver a una mujer gritando hasta quedar sin cuerdas vocales en el super porque no queda pan pita integran con bio-sal, tampoco me sorprende cuando alguna amiga descuera por la espalda a sus compañeras, o aquellos cambios de humor tan impredecibles como monzón asiático.
Lo que sí me fastidia, son los hombres que lo hacen. Y entre los hombres que más detesto, esta encabezando la lista: El Neurótico.

Este mequetrefe se camufla entre la gente normal, repta como una lagartija y te das cuenta sólo cuando es imposible salir corriendo. Pero existen pequeños detalles que los delatan.
El Neurótico, es casi abstemio (si no fuese por las ocasiones obligatorias: año nuevo, navidad o un cumpleaños) porque esta convencido que perderá masa muscular cuando el alcohol entre en contacto con su sangre, tampoco frecuenta pubs o discoteques, ya que el humo daña la piel y los pulmones, odia la música muy fuerte (más de 85 decibeles) porque quizá pueda padecer de sordera a los 60 años.
Se lava varias veces las manos con jabón antibacterial y tiene uno sin agua en su mochila. Se cepilla los dientes como le enseñaron en el jardín infantil y nunca olvida el hilo dental. Por lo mismo El Neurótico nunca come entre comidas, jamás lo veras con frituras de 200 pesos o con los dedos manchados de chocolate. Nunca come las frutas con cascara, pela los tomates y lava los huevos tres veces antes de partirlos.
Mientras nuestra pieza es un cuchitril, en la cual encontrar el par del calcetín es una batalla de 3 horas sin éxito. En cambio en la de ellos, reina el orden y la limpieza, tiene los apuntes organizados en carpetas y puede encontrar una prueba de un ramo de primero de universidad. Su ropa esta acomodada por color; tiene la colección entera de las figuritas de Star Wars; ni una mota de polvo, ni una foto espontánea, ni un solo libro subversivo en su velador.
El Neurótico nunca dice garabatos frente las mujeres, nunca esta desaliñado, su auto puede tener 3 años pero huele y se siente como nuevo, mastica lentamente antes de tragar.

Para él la mujer perfecta es una rubia bien tonta que le tenga la cena cuando llegue del trabajo, ame a los animalitos y que no sea más exitosa que él. Pero inevitablemente queda enamorado hasta las patas de una neo hippie que toma hasta perder el conocimiento todos los viernes, esa que se va de vacaciones sin pasaporte, la que come con las manos, la que solo ve cine arte, esa que puede usar tres días la misma ropa pasada a cigarro y que lo único que aprendió a cocinar en sus años de universitaria fueron jaleas en polvo, uno que otro flan y con suerte hamburguesas de soya.

El Neurótico odia las filas del supermercado, ir al banco, que el garzón olvide su pedido, usar el transporte público, caminar más de 10 cuadras, la lluvia y el exceso de sol. No practica ningún deporte por miedo a romperse un hueso, por el contacto o simplemete por quejica. El Neurótico jamás suda, no hace nada espontáneo, no se ríe hasta que le salga comida por la nariz, y absolutamente todas las anécdotas le paso a un amigo, nunca a él.
Cuando lo conocemos creemos que es maduro y sensato, lo cual es un error. El Neurótico no hace nada, porque pasa el día entero criticando a la gente que se toman el vaso al seco, los que conducen ebrios, a los que bailan hasta desmayarse, los que no hacen la cama, los que no llaman 7 veces al día a la mamá.
Para finalizar, todas las privaciones que sufrió a lo largo su vida no sirvieron de nada, ya que El Neurótico sufre de colon irritable crónico, de jaquecas, y se queda calvo a los 30 por stress.

Chile

Existen momentos en que la tierra tiembla y el mar avanza con fuerza, arrasando no sólo casas, sino que también familia y sonrisas.
Sonrisas, que cuestan mantener en los labios cuando abrimos los ojos y no encontramos nada.


Son estos acaecimientos que miles de chilenos tienen que ver, y por más que abran los ojos, no encuentran sus hogares, ni las calles donde paseaban, ni a sus familias.


Fuerza Chile.




"El piso temblaba, los gritos ensordecedores, mientras solo podía aferrarme a tus brazos y repetir tu nombre"