Él Conservador (Evolución)

Como bien sabemos, en la fauna masculina deambulan los ñoños, los pernos, entre otras subespecies, pero de pronto, algo cambio en ellos, no solo han mejorado ¡han evolucionado!
Ya no son nerds, NO, ¡nunca más! ahora se auto denominan Conservadores, lo que les da el plus de hombres serios, comprometidos, inteligentes y con clase.
El simple uso de la palabra Conservador hace que todos sus defectos se vuelvan virtudes: ellos no usan pantalones de tela porque se sienten raros con jeans raspados, sino porque son formales; ellos no practican deportes de contacto porque sean maricas o les asusta transpirar, sino porque prefieren alentar a su equipo con su suscripción del club; ellos no beben los Sábados porque sus papas no los dejan salir hasta más allá de las 2am, sino ¿se tiene que tomar alcohol para pasarlo bien?

El Conservador, muy por el contrario del imaginario popular, no esta en extinción, sino que esta en pleno apogeo.

Se adueñan de las universidades sintiéndose dioses de las aulas, ahora lo tienen todo, un estilo propio y el respeto de la gente. Este nuevo Conservador da una mirada al pasado y recuerda la cara de asco que ponía la rubia del curso cuando él le hablaba alguna pavada, ahora, ella lo observa con interés mientras le pide, una vez más, que le explique lo que el profesor dijo en clases, mientras le sonríe como gruppie drogada.

Este Nuevo y mejorado Conservador habla de política, historia, estudia medicina, derecho o alguna ingeniería top. Suman puntos cuando hablan mas de un idioma y son fieles parroquianos.
Son perfectos para presentarlos a la familia, llevarlos a la cena de ex alumnos para hacer morir de envidia a tus antiguas compañeras o para que te ayuden con las bolsas del súper.
Pero lamentablemente sus vidas son tan aburridas como predecibles, el Conservador nunca es espontáneo, ni alocado, no es de los que acelera en las curvas o se baña desnudo en alguna playa desierta, y su historia más entretenida es cuando plantó un poroto en algodón a los ocho años.
Estudiaran, se casaran y a los pocos años de matrimonio su casta (y arrepentida) esposa le pondrá los cuernos con un junior de la oficina, porque esta cansada de tener sexo sólo tres veces al mes.

Lamentablemente no faltan las nanocefalas que se enamoran de los Conservadores, pensando que son todo lo que ellas han deseado y lo pasean por los cafés tratando (sin éxito) de impresionar. Por Dios, no sean idiotas y abran bien esos ojos, él es el mismo perno de siempre, sólo que con un lindo disfraz de oveja, no te darás cuenta cuando te arrastre a sus convenciones de Star Wars o te proponga un fin de semana de Naruto.

Mujeres

Las mujeres de dividen en: las calladas, y esas que se les deforma la mandíbula de tanto hablar mientras imploras desesperada, que Dios, destruya tu capacidad de oír





Pd: éste blog cumple un año, ¡todo gracias a ustedes! muchas gracias.