Gente Moderna

En año nuevo existen dos tipos de personas: las que gastan una pequeña fortuna para ir a una fiesta topisima, pero llena de extraños embriagados con ron y red bull, y los que lo pasan increíble todos los dias.

Hombres

Los hombres se dividen en: Los que te piden el teléfono, y los que te preguntan tus dos apellidos para buscarte en facebook.

Sin Talento

Cuando era chica trate de entrar varias veces a la academia de teatro del colegio, a la tercera me aceptaron sólo porque la profesora impartía además literatura. Una vez dentro, hicieron los casting, y luego de súplicas sólo conseguí el penúltimo papel: era literalmente una pared. Debí disfrazarme con ladrillos y cal, una sabana llena de agujeros por donde los enamorados hablaban. Ridícula.
Por otro lado, me encargaban todos los trabajos plásticos.
Fue entonces, (disfraza y patética, con los ojos llenos de lágrimas frente al colegio) cuando descubrí lo que algunos denominan, tener o no tener talento

La gente normal comprende rápidamente para las cosas que tiene facilidades y para cuales no. Un par de errores frente a los amigos (y bromas que te perseguirán toda la vida) hacen que cualquier estúpido con dos dedos de frente desista de sus ilusos sueños de artista
Por eso me río hasta quedar morada al ver un Sin Talento a estas alturas de la vida.

La Sin Talento es linda, esbelta, muchas veces calificada de bella, pero en eso se queda. Estudio una carrera horrible de fácil porque su verdadero interés estaba en algo mas "artístico", pero la verdad es que no diferencia un verbo de un adjetivo y se enferma con una resta de fracciones.
Por eso la Sin Talento ha tomado durante toda su vida clases de canto y guitarra, sus padres han invertido una pequeña fortuna en su desarrollo artístico porque según ellos su hija es "un diamante en bruto" mientras que Sin Talento nos mutila los tímpanos con sus aullidos de gato enfermo, tiene la gracia de un hipopótamo para la danza moderna y lloriquea hasta que se le secan los lagrimales porque nadie entiende sus obras de arte moderno, que consisten en dementes garabatos sobre un lienzo.
Herida y humillada, se autoconvence que lo suyo es la televisión, se inscribe a todos los reallitys, concursa en todos las actividades extraprogramaticas. Baila en la fiesta de la primavera de algún pueblo perdido, toma clases de modelaje y pierde la poca dignidad que le quedaba, modelando en la inauguración-show del nuevo Jumbo de la ciudad.
Pero NO ella sigue sin gustar, los críticos la detestan, el público se aburre. Sin Talento termina llorando desconsolada porque no tiene las oportunidades o queda afónica gritando histerica que debió nacer en Europa porque acá en Chile esta rodeada de brutos analfabetos.

Linda, no es algo de oportunidades, es talento, se tiene o no se tiene. Pero sigue, continua con tu carrera artística, así yo y mis amigas tenemos algo de que reírnos cuando tomamos el té.
Salud!

Gente Moderna

El Stress y la Depresión son enfermedades inventadas por ejecutivos quejicas y llorones.
En el campo, nadie las padece.

El Registrador Insufrible

Si hay algo que me tiene podrida es la desagradable necesidad que tiene la gente de registrar todas las pavadas que hacen. Estoy hablando del Registrador Insufrible.

Ellos no disfrutan las fiestas o ir a la playa, están pendientes de sacar las mejores fotos, ojala con gente famosa para tratar de escalar socialmente, postean y twiteean cada 10 min, inventando viajes express y fines de semana es spas de moda.
Reconocerlos es facilísimo, son de esos anormales que se compraron un blackberry sólo para estar conectados las 24 horas del dia a msn, sicopatear a sus amigos (y a los amigos de sus amigos) y por su puesto, ver cada 5 min su perfil, como si el gobierno les pidiera por ese medio que salvaran el mundo.
Ellos no van a Machu Pichu a sentir el aire y disfrutar del paisaje, muy por el contrario, están desesperados por bajar a la ciudad y subir todas las fotos que sacaron, para demostrar que estuvieron ahí.
Para el Registrador Insufrible, si tu no tienes cuenta en Facebook, Messenger o Twitter, simplemente no existes, y te mira como si fueras un cavernícola que se come las mascotas de los vecinos.
El Registrador Insufrible es autorreferente hasta el cansancio, esta obsesionado con parecer interesante, entretenido y que su vida es espléndida. A mi no me engañan, son unos perdedores con amigos tan perdedores como ellos mismos, que para hacernos creer lo contrario nos saturan con mensajes que dicen entre lineas "soy un ganador". Lo peor, es que están convencido de que lo son, la verdad es que estan toda la tarde esperando que alguien conteste sus mensajes, encuentas, mientras la gente normal, hace sus vidas, no las inventa.

Yo tengo algo que decirles a esos tarados: me tienen podrida sus mil ochocientas fotos que me exigen que vea con cara de estar entretenida, mientras te veo con la misma sonrisa de imbécil arruinando el paisaje. NO me interesa tu vida, ni lo que almorzaste hoy, no me interesa ver tus vídeos, ni que me llenes el mail con notificaciones.
Mejor hazte a un lado, así no arruinas la foto ni mi día.




Una excelente ilustración de esto nos la muestra Oleísmos:
http://oleismos.blogspot.com/2009/11/registros-privados-vs-registros.html

Pernos y Ñoños


"Él es un Perno/Ñoño" sólo basta con que nos digan eso, para imaginarnos un gordito sudado lleno de espinillas y doblado por el peso de libros. Es esa la imagen inmediata que nos asalta cuando se refieren a ese espécimen en particular.

Ahora bien, existen profundas diferencias entre un Perno y un Ñoño, y aunque muchos griten hasta quedarse sin cuerdas vocales, argumentando que son el mismo tipo de subnormal bueno para leer y aprenderse todo de memoria, yo creo que se debe distinguir y hacer justicia.

Perno: Perno se nace y Perno se muere, esa es la gran diferencia con el Ñoño, él no tiene elección, és y sera hasta el final de sus días: un Perno, sin excepciones. Desde pequeño es segregado por sus compañeros de curso, por lo que ha crecido con un odio hacia la gente. Detrás de sus lentes y ojos de cerdito imagina las formas más crueles de venganza por tantos años de desaires y bromas. El Perno nunca ha dado un beso y está completamente enamorado de la rubia estupenda del curso. Babea y le respira cerca cada vez que puede, le hace resúmenes y le escribe poemas que deja en secreto entre sus cuadernos o en su bolso. En más de una oportunidad una puede sentirse atraída por un Ñoño simpático, pero del Perno JAMÁS el sólo hecho de saludarlos nos causa repulsión.
Él Perno vive con sus padres hasta los 30, tiene una novia virtual que vive en Turkmenistán, todas sus mascotas han muerto por salir corriendo desesperadas a la calle, y sus padrinos sólo lo llaman para Navidad.
Pero no hay que confundir, el Perno NO ES intelectual, muy por el contrario, llena su repugnante cerebro de anime (de mala calidad) y de escritores tan tarados y rechazados como él mismo.
Afligido y atormentado, el Perno se refugia en los estudios sacando sobresaliente en algunos ramos, le ofrecen trabajo y es un jefe opresor y déspota. Maltrata psicológicamente a sus subalternos para poder curar todas las humillaciones vividas.
La pesadilla del perno son las juntas de ex alumnos, donde vuelve a ser aquel que todos ignoran.

Ñoño: a diferencia del Perno, éste elige su situación, es una opción. El Ñoño entre gastar dinero en una entrada a una fiesta el año nuevo y reventarse tomando Absolut con energética, va al blockbuster mas cercano, arrienda cine arte y duerme pasado las 3am feliz. El Ñoño lee por gusto, no porque no tenga amigos con los que hablar Es él que hace la practica en 3ro de universidad para terminar la carrera antes (mientras todos sus amigos van de mochileo a Perú-Ecuador)
El Ñoño era una persona normal, que un día cambio radicalmente, no es que le hayan salido tentáculos o algo así, sólo opto por el camino que nadie elige.
Es el mateo buena onda que te pasa los apuntes antes de las pruebas, o él que dice chistes relacionados con la materia de clases.
El Ñoño a diferencia del Perno fue al "Paseo del Ombligo" pero mientras sus compañeros iban a la playa, él iba al museo, si sus compañeros hacían tour por las discos de moda, él por los cafés y las librerías famosas. El Ñoño es perfecto para pasar largas horas hablando de literatura francesa y divertirte irritándolo con frases liberales o amorales
Salir con un Ñoño da estabilidad y puedes estar segura que no te va a ser infiel, lo que no sabes, es cuanto tu soportaras sin serle a él.