Farándula




Cuando me vine a vivir a Viña del Mar, pensé en la playa, fiestas, amigos, alcohol en cantidades industriales, y mil otras cosas. Pensé en la cantidad de personajes que podría observar, en esa multitud de individuos que sin conocerse tienen los mismos gestos y que sufren como cerdos por las mismas tonteras. Lo que no preví fueron ellos: Los Farándulas.

Reconocer a los farándulas es facílisimo, se exponen grotescamente.
Estar sólo un día con alguno de ellos te hace considerar el suicidio. El Farándula es apuesto, pero su cerebro tiene tanta materia gris como un dedal, se la pasa hablando por celular, de fiestas y juntas. Sabe el nombre de todos los tragos, las marcas y programas de la tele, sabe además que lugares son top y en cuales mueres socialmente. Va por la calle con enormes gafas oscuras de diseñador, saludando a 20 personas por cuadra y mirando su reflejo en cada vitrina.
Los Farándula salen religiosamente todas las noches, despertando pasado del almuerzo, hacen sus vidas después de las 6 de la tarde. Rebotan en asados, a la previas, luego a alguna disco para terminar en un after en algún departamento de Nueva Libertad o Con-Con.
Se sacan fotos con un montón de amigos postizos que ni siquiera saben su segundo nombre. Van a todos los lugares nuevos, modernos y top, en donde las mujeres por ley usan tacos, peinados artificiosos y kilos de maquillaje.
Los Farándula hacen lo que sea por vender su imagen, como son dueños de una gran simpatía, te convencen de que son personas muy solicitadas, que tienes el "privilegio" de ser su amiga y que ojala te pegues con piedras en los dientes porque te invita a salir.
El sueño frustrado de los Farándula es ser modelo, famoso o salir en la tele. Su pateticidad llega a tal que hasta tiene un "book" en donde sale haciendo poses vergonzosas y esta tan fotoshopeado que con suerte logras reconocerlo. Asisten a todos los casting, a todas las reuniones, a cada una de las mega fiestas exclusivas, aunque se gasten el sueldo del mes en la entrada.

Lo realmente triste de los Farándula es que su vida tiene la profundidad de un charco callejero: estudia una carrera de mierda en una universidad privada y desconocida; no vota porque ignora los nombres de los candidatos presidenciales; confunde a Smith con Marx; las fuentes de sus opiniones provienen de algún matinal y se cree intelectual porque leyó "El Principito" en 8vo básico.
Adoran histericamente a las celebridades criollas, envenarían al Papa por una foto con Carlita Ochoa y no se pierden ningún reallity de famosos.
Son engreídos, altaneros, vanidosos, orgullosos y pateticamente ignorantes.

Los Farándula caminan por las discos de moda sintiéndose semi-dioses, contestando su celular y repartiendo saludos, lo que no saben, es que tanto humo les hace mierda la piel, y de pasada el poco cerebro que les queda.

11 ¿ecos?:

Nacho dijo...

Muy bueno el post, aqui tmb hay una especie de tribu o clase social exactamente igual, solo que aqui se llaman "chetos"
Me enferma mucho la gente que se cree dueña del mundo por ese tipo de banalidades

Sara dijo...

Conozco, por lo menos, a tres.

Genial, como siempre.

;)

Carla dijo...

Interesante post. Cuanta razón tenés.

Sil dijo...

Parece que has estado cerca de ellos, y bue hay gente para todo!
Menos mal que no soy como ellos,ni una de ellos

Nicolás Riffo Neghmer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Romina dijo...

la farandula es bruta ciega sordo-muda... un puto desperdicio ajaja

abrazo

Tomas dijo...

ajajajaj puros palos tiraste aqui christy! lo mejor fue la diferencia entre smith y marx, tu idolo y el idolo de tu enemigo
ajajajajja besos wna
lov yaa

xoxi

nikuzcategui dijo...

:)
yo te conozco a ti!
o no?
con la memoria que tengo...

Anónimo dijo...

Que risa! AMO tu blog, escribes de maravilla

besos


Macarena S.

el cenicero de Elle Nicotina dijo...

jajajaja... muy bueno... los farandulas...que buenos retratos que haces de la gente...

bye

Daniela dijo...

dios mio, le sacaste una foto a un monton de compañeros de la u