Juegos Urbanos II


Sus tacones y su risa hacen eco por la calle...

La azulada luz es tan escaza que no veo nada, la música y las luces me desorientan.
Me tomas de las manos y me llevas, no se por donde camino, solo avanzo a tropezones, no escucho tu voz, pero se que me hablas.
Un espejo, miradas que me dicen que no somos bienvenidas.
Me quiero ir, quiero gritar. Una me habla con desdén.
Me quiero ir, me tomas de las manos, el piso esta mojado, no se ve nada.
Y la música, las luces, no encontramos la salida.
Alguien te habla, te toma por la cintura. Te enojas.
Me quiero ir, le grito, me grita. Miramos desorientadas, con miedo.
La luz azul me ciega.
Ya no es chistoso, no me parece entretenido el lugar, ni la gente, ni su música.

Me tomas la mano fuerte, se que también tienes miedo, de pronto, la salida, corremos, estamos a fuera. el guardia no entiende...

Nunca más me dices...

Nunca más me repito una y otra vez mientras camino y tus tacones hacen eco, pero ya no tu risa.

5 ¿ecos?:

Sil dijo...

Uf! que momento! hay que mirar bien hacia donde uno se dirige, el concepto diversion no es lo mismo para todo el mundo, a veces se pasa malos ratos!

moichispa dijo...

FF justo ese es uno de los lugares de fiesta que tan poco me gusta.

Te falto el humo , siempre hay mucho humo.

Carla dijo...

Muy bueno! Me encanto este relato!
Escribís muy bien!

RuMBi dijo...

Miedo... Hay que estar atento antes de adentrarse en ese tipo de lugares...

Un saludo!

RuMBi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.