Semáforos

Existe a mi parecer, una axioma: mientras mas grande la cuidad, mas apurados circulan los individuos por sus calles, asimismo más salvajes se comportan al esperar un semáforo.
Todo peaton es potencialente un barbáro al encontrarse frente a frente a un semáforo en rojo. Los sujetos que están capturados por el semáforo, en esos escasos segundos hacen de las mas variadas cosas, tales como; bufar, mirar repetidamente su reloj o en defecto observar la hora en su celular (¡Oh! ¡querida modernidad!) algunos creen que deben exhibir su fastidio al resto de los sujetos que le rodean, por lo tanto comienza su "danza de la impaciencia" que se asemeja irrisoriamente con la que muestran en el Discovery, estos individuos se estiran, buscan cosas imaginarias en sus bolsillos, levantan la mirada cabreada hacia la luz roja, chocan repetidamente los pies y hasta los talones, se miran las manos, hacen sonar sus nudillos, se mordisquean las uñas y para demostrar que son personas muy ocupadas e importates sacan sus celulares marcando un número al azar y cuando van a decir "alo!" el infame semáforo (¡Si pues! si ellos ya le han otorgado cualidades humanas a este objeto inanimado) cambia su luz roja por la verde. Dejándolos totalmente desamparados; con los pies entrelazados, los bolsillos abiertos y sin nada que responder a la voz que le chilla desde el auricular.
Es entonces cuando el sujeto se demora unos instantes en darse cuenta que es el momento propicio para cruzar la bendita calle, pero ahora la multitud le pisa los talones y lo empuja haciendo que pierda la orientación.
Cuando por fin sale de su desconcierto y mueve los pies hacia la calle rápida y atolondradamente se encuentra que se queda sin tiempo en la mitad y realiza una especie de trote que sólo es atribuible a la gente sedentaria.
Así llega este personaje a su otra esquina, en la carrera se le cayeron un par de monedas, se le enchueco la corbata, llegó un poco desarmado y sudoroso, pero al fin y al cabo siempre digno.

El Afeminado

Camina erguido, con la frente en alto y una sonrisa picara. Mueve las caderas al compás de la música de su Ipod, rié alegre, te plata un sonoro beso en la mejilla: a llegado tu amigo afeminado.
Todas y todos tenemos un amigo afeminado, desde la secretario del banco, hasta la Presidenta de la República. Es imposible no quererlos, porque mientras todos tus amigos normales, se visten de gris y negro para no sobresalir, tu amigo afeminado usa una playera fucsia, pitillos blancos y una visera que dice "sex machine"
Encontramos dos tipos de afeminados: uno de ellos es aquel que reconoce su afición por el rosa y usa ropa interior Victoria Secret, mientras que el segundo sigue vistiendo un traje gris, pero por las noches y lleno de culpa usa sus pantuflas de pompones.


Afeminado Out Closet: es una loca y le encanta serlo, no concibe el mundo sin daikiris, idas al spa de moda o sin comentar la vida de los famosos. Este tipo de afeminado se va de vacaciones a Buenos Aires y aterriza cubierto de regalos y cachibaches. Sabe la ultima tendencia de Dior, Dolce&Gabanna y Armani. Su mejor amiga es una rubia topísima con quien va a veranear a bahía inglesa. Usa unas gafas enormes que le tapan las ojeras en las mañanas, sus pantalones son ceñidos y tiene la cola mas levantada que cualquiera de sus amigas mujeres. Fuma cigarrillos largos de protituta antigua con boquilla.
Para terminar, la vida de este afeminado, transcurre en una fiesta infinita y no importa si es de noche o de día, si hace frío o calor él siempre canta "fiesta fiesta, pluma pluma... gay!"


Afeminado In Closet: A primera vista parace un hombres más, pero con solo hablar con él mas de cinco minutos, te das cuenta que es un afeminado reprimido. Este afeminado trata sin éxito de camuflarse entre los hombres heterosexuales, viste la misma ropa que sus amigos, hace chistes obscenos y tiene una noviecita postiza para frenar cualquier pregunta capciosa, algunos hasta se casan y tienen hijos. Lo terrible de la vida del afeminado in closet, es que él QUIERE ser hombre, quiere que le gusten las mujeres, el fútbol y poder vivir tres días sin ducharse.
Pero no puede, simplemente su naturaleza es más fuerte que su voluntad. Odia los deportes y ama las compras, por eso siempre viste prolijo y tiene un exisito gusto para decorar la casa, tiene las uñas impecables aunque haya jardineado toda la tarde, cuando le cuentas un problema te pregunta como te sientes en vez de dar una solución .
Por último el afeminado in closet cuando esta solo en casa escucha a todo volumen Madonna o Kylie Minogue, mientras baila sobre la mesa del comedor vistiendo sus preciosos calzones rojos.

La Asexuada y la Sexual

En todos los grupos humanos, desde el colegio, pasando por la universidad al trabajo, siempre, pero siempre están ellas: la Asexuada y la Sexual.
Cuando somos chicos no las notamos, creemos que es normal. No se diferencian de las otras niñas, pero con el pasar del tiempo las diferencias se vuelven colosales. En la adolescencia y mientras sus compañeras ya han besado a más de 3 chicos y tienen un pololo dos años mayor que ellas, la Asexuada viste jardineras de jeens y va al colegio con una mochila con rueditas barbie. En cambio la Sexual ha pasado por todos los chicos del colegio y de la ciudad, tiene un fotolog donde sale en poses provocativas y usa cartera en vez de mochila.
Por eso es muy fácil notarlas en la universidad y en su vida adulta, porque no son los pequeños detalles los que las delata, sino diferencias trascendentales. Ejemplos sobran:

Adolescencia.
Sexual: usa todo tipo de cremas y se tiñe el pelo desde los 15 años, en los actos del colegio es la que baila con menos ropa, se pinta las uñas rojas incluyendo las de los pies. Usa un lápiz labial a escondidas de la mamá y dos cuadras antes de llegar al colegio se dobla la falda para acortarla Su estación favorita es el verano, en donde juega volley de playa en bikini frente a una multitud de viejetes verdes.
Asexuada: jamás uso otra crema que no sea la de lechuga en un pote de lata que le dio su abuela y que es muy, pero muy buena. Usa las uñas cortas con una delicada capa de brillo transparente. Su closet esta lleno de pantalones de tiro alto, faldas escocesas hasta los tobillos y sweter con cuello de tortuga. En los actos del colegio es la que hace la decoración. Y su estación favorita es el otoño así puede jugar a tomar el té con su abuela.

20-30 años..
Sexual: El gimnasio y las eternas dietas le han dado un cuerpo curvilíneo que aprovecha a fondo. Vive sola en un departamento donde todo es funcional, pero tienen una cama tamaño king. Va a la peluquería a hacerse masajes de keratina, usa tacos altos, le encanta ir de compras. Toda su ropa es ajustada. Su facebook esta lleno de fotos de ella misma en la playa o en fiestas. Participa en algún teem. Y reemplazo el bikini por un microbikini. Va al solarium y tiene un amigo gay. Tiene de mascota un perro chihuahua que usa como accesorio. Cambia el novio mas seguido que la ropa interior, usa escotes infartantes y jamás, pero jamás la veras un domingo sola en casa, porque claro, el sábado salio de rumba... y de cacería.
Asexual: A los veinte años aun tiene cintura de una niña de 12. Vive con alguna tía o aun con sus padres. Se corta en pelo con la misma peluquera que su mamá cada 3 meses. Su cobertor es color rosa y su ropa interior es blanca de algodón. Nunca le veras un encaje, nunca una polera ajustada, jamás usara una falda sobre las rodillas. La Asexuada con la edad se ha atrevido a usar colores pasteles en su maquillaje y en ocasiones especiales (bautizos, matrimonio de alguna prima, jamás fiestas) usa sus aritos de perla y un poco de brillo - nunca rouge. La Asexuada usa el traje de baño de una pieza con un pareo largo a la cintura. Tiene por mascota un perro ordinario que recogio en la calle. Por último ella aún cree en el viejito pascuero, en el ratón de los dientes y que quedara embarazada por un beso.


40 - 50 años
Sexual: Tiene la piel arrugadísima por el solarium, se subió las tetas y usa tacones altos. Tiene dos hijos de distintos papás. Este es su tercer divorcio. Jura de guata que aún tiene 20 y en las fiestas coquetea con los compañeros de universidad de su hijo.
Asexual: Todavía usa la misma crema que le recomendó su abuela. Se casó enamorada y virgen, él la dejo después de 15 años de matrimonio por una pendejita que se pinta las uñas color rojo, incluyendo la de los pies...


Y aunque son personas totalmente distintas, son las mejores amigas. La Asexuada se escandaliza de las aventuras de la Sexual y está no puede entender como su mejor amiga salio tan mojigata y pacata.
Cosas de la vida.

Él que no aprende

Él que no aprende

Para comenzar Él que no aprende, es aquel individuo que se apretó los dedos con la puerta al entrar y al salir Es al cual las cosas vergonzosas no le suceden una o dos veces, sino que se repiten una tras otra a lo largo de su triste existencia. Esta claro, todos alguna vez hemos tropezado dos veces con la misma piedra, pero ellos se quiebran los dientes y aun no aprenden. Él que no aprende lo definen las situaciones.

Infidelidad: luego de cinco años de noviazgo sabe que le pusieron los cuernos, la perdona y tres semanas después la pilla con su primo en la cocina de la casa de sus padres.
- Normal: no cuenta nada a la familia para no quedar como estúpido, va a su casa a botar todo lo de ella (fotos, cuadernos, recuerdos, peluches, etc) y además regala su ropa a una institución de caridad para mujeres de escasos recursos. La borra del msn y del facebook, cambia el numero del celular y empieza a salir a lugares top.
- Él que no aprende: hace un escandalo en la misma cocina y llegan por los gritos sus padres, los hermanos chicos, los primos y hasta un tio de quinto grado. Llega a su casa destruido, se lanza a mirar sus fotografías en común, llora como un cerdo y luego le llena el mail de cartas lateras y sentimentaloides, sin olvidar los mensajitos por celular hasta fastigarla. Le dice que la culpa es del por no entenderla y no darle todo lo que necesita. Sale a emborracharse por todos los antros de mala muerte y para el abandono total de su dignidad le cuenta la historia a los amigos en común que tienen. A los tres meses vuelve a salir con ella.

Universidad: un ramo es realmente complicado para sus facultades y esta por reprobarlo.
- Normal: se esfuerza, toma clases personales, pide apuntes de los compañeros brillantes y si lo reprueba lo toma nuevamente el segundo semestre con otro profesor para probar nueva suerte y no deja de asistir a ninguna clase.
- Él que no aprende: se esfuerza, va a clase por media, estudia de sus apuntes, cuando reprueba el ramo amenaza al profesor con incendiar su casa o secuestrar uno de sus hijos. Al otro semestre lo toma con el mismo profesor (que ya le tiene sangre en el ojo) porque según él, mejor diablo conocido que uno por conocer. Como ya lo dio una vez se confía y no asiste a ninguna clase, reprueba por asistencia y tiene que acudir hasta al Decano de la facultad para que no lo expulsen de la universidad.

Alcohol: una fiesta barra abierta.
- Normal: toma hasta quedar lo suficientemente ebrio como para poder bailar toda la noche, se ríe con sus amigos, conoce gente, cuenta anécdotas, intercambia números de teléfono, lo invitan a un after y se lleva a alguna compañera discretamente a su departamento.
- Él que no aprende: la fiesta anterior bailo en corazoncillos sobre la barra, así que esta vez quiere reivindicarse, pero como él es de los que no aprenden, no puede. Son las diez y media pm y ya se ha tomado dos litros de cerveza, coquetea descaradamente con la novia del cumpleañeros. A media noche ya ha sacado a bailar hasta a la que lleva los tragos o la cuidadora de los baños, esta desesperado por atención y hace el ridículo frente a todo el mundo. Él que no aprende aprovecha la barra libre y pide todos los tragos de nombres exótico, hasta perder el conocimiento. A la próxima fiesta barra libre hace exactamente lo mismo, aunque el whisky sea whatson, el pisco marca Lider y el ron Mitjans.

La prenda favorita,

Por: Tomás Gonzales R - Estudiante de Diseño en la PUC

Todo el mundo, y no mientan, tienen su prenda favorita o mejor dicho su prenda “de la suerte” .
En el lugar de los machos es la típica polera rancia, que –si Dios lo perdona- es blanca, cosa que de tan favorita, el uso, los carretes y de mases, luego de mil lavados queda amarillenta, roñosa y con aspecto de vagabundo, pero eso no importa, ¡Es la favorita! Tanto es el amor a la prenda que en ciertos casos ya no basta con solo echarse desodorante, sino que tienen que opacar el olor a sobaco con perfumes de diseñador, porque los de la calle a luca no sirven mucho.
En el caso de las féminas, en el mejor de los casos es el típico sus jeans apretados con los que se ven “regias” , porque asi todo el uso no se nota a primera vista. En el peor de los casos es cuando es un sostén, o peor aún: un calzon, que llega tener hoyos de tanto maltrato en la lavadora o forcejeos de la pareja, y lo peor es cuando antes del coito su pareja lo encuentre (suponiendo que aún después de eso siguen siendo pareja) y horrorizado por la ranciedad que tiene en sus manos decida correr, dejando a su amante tirada en la cama.
Pero, ¿porque la gente tiene una polera de la suerta, pantalones del éxito o simplemente una prenda favorita? no es que es la única prenda que se les vea bien y atraigan miradas, porque de ser así- amigo lector que te sientes identificado… ¡Sal al mall! ¡y compra algo de vestir que hoy en día hay oferta por doquier!- NO, la gente las usa por experiencias pasadas, cosas que les han pasado con esa prenda, que puede que haya pasado solamente un vez y nunca mas ocurrió, pero esta el hecho de que SI pasó, y eso se queda grabado en la mente de las personas, relacionando el vestir con el éxito, sin considerar ni una otra variante del momento. Puede que justo esa mina que te agarraste,-prototipo de modelo argentina- termino con su novio y bebió tequila con sus amigas hasta prácticamente perder la conciencia y justo, JUSTO se topo contigo-un chileno como cualquiera, moreno y sin gracia- que estabas usando la misma polera que su exnovio, por eso cayó ante ti, alagando tu estilo y como te veías, solo un mal juego del ALCOHOL Y SOLEDAD.

Ahora gente en conclusión, pueden tener una prenda favorita, pero por favor, no la usen TODOS los días o por mas de 10 años hasta que se caiga a pedazos y ni las polillas la quieran, recuerden que existen mas de una variante para todas las cosas que nos pasan, y la ropa generalmente no es la principal.

El Segundón

El Segundón: este individuo es accesorio, necesita a un amigo para sobrevivir socialmente, por lo tanto se convierte en la sombra de aquel amigo-ídolo que siempre ha admirado en silencio. Este sujeto es fácilmente identificable, y podemos encontrarlo en cualquier reunión ya que es aquel que se ríe de todos los chistes, pero NUNCA lo suficientemente fuerte, celebra todas las bromas de su amigo-ídolo, pero no se atreve a formular una él mismo.
Es probable que haga algún deporte común (como el fútbol) pero siempre se quedo en las pichangas del domingo y ni siquiera en el colegio jugaba de delantero.
El segundón le falta coraje y por eso cuando sale es siempre el amigo-ídolo quien saca a bailar a las mujeres y a él le toca bailar eternamente con la fea. El segundón nunca se arriesga, siempre espera.
Pero este segundón durante años de desplazamientos sociales, hacen mella en la piel y se convierte en uno de esos perritos callejeros, que aunque mueran de hambre, no comen del pan que se les extiende, y por eso también son la segunda opción de las mujeres.
Suelen ser amistosos, pero no lo suficientemente cancheros como su amigo-ídolo, su técnica de seducción, es la mas básica de todas: ser tierno.
Este galán segundón se convierte al tomar alcohol, no por eso saca el pontencial que con el tiempo ha ido perdiendo y que su amigo-ídolo ha opacado durante toda su vida, NO!! muy por el contrario este individuo toma hasta que no puede empinar mas el codo, nadie baila con él, se queda sin plata antes de las 12 y se pelea con los guardias del local quienes lo echan a patadas. termina llamando a alguna fulana para que lo aloje y al otro día se va antes de que ella lo note.
Pero lo realmente triste de el segundón, es que el no se siente como tal, cree que todos lo ven como par de su amigo-ídolo creyendo que no sabemos que antes de dormir cierra los ojos y repite una y otra vez "ídolo, ídolo, ídolo"