Mientras

mientras estas en casa lamentandote por lo q pudo haber sido o lo q fue,
mientras se te cae el techo a pedazos,
mientras le pides permiso a tu madre o padre,
mientras pides monedas para salir,
mientras te drogas o te emborrachas en la calle,
mientras crees o simplemente crees creer q tus problematicas son unicas y exclusivas,
mientras te preparas un pan con "carne de res", tomate hidroponico y palta de malasia,
mientras pregonas a murallas impenetrables,
mientras lloras,
mientras ries,
mientras mientes,
mientras te crees top porque bailas en el vip
mientras simplemente la vendes...

Juegos Urbanos III


- es martes, no quiero salir
- vamos, lo pasaremos bien
- donde iremos?
- al lugar mas rancio y ordinario q encontremos
- ven a buscarme en 15 min

Bailo, las luces y la música nos embriagan. Nos reímos...

Ella grita, me toma por el brazo, fuerte, aprieta sus dedos como garfios. Escapo entre la gente, me grita, siempre me grita. Un guardia, no hay ninguno. Busco a mis amigas, pero ella me tapa todo, con sus gritos, con su mirada irritada.
Se calma, todo.
Bailo, me rio, el pelo suave, cae. Bailamos, nos reímos.
Otro vaso de cerveza y me despido.
Sirenas, luces, credenciales, ¿que pasa?, identificaciones, llamadas telefónicas, llanto. Mas gritos. Mueven influencias, padres abogados y empresarios indignados. Un taxi, nos saca camufladas, se aseguran q nadie nos siga.
- Nunca más
- Nunca más, pero de verdad.

Ya no es gracioso este tipo de salidas. El juego a veces tiene trampas q ningún participante puede pasar. Y esta vez, no hay siquiera jugadores.

Juegos Urbanos II


Sus tacones y su risa hacen eco por la calle...

La azulada luz es tan escaza que no veo nada, la música y las luces me desorientan.
Me tomas de las manos y me llevas, no se por donde camino, solo avanzo a tropezones, no escucho tu voz, pero se que me hablas.
Un espejo, miradas que me dicen que no somos bienvenidas.
Me quiero ir, quiero gritar. Una me habla con desdén.
Me quiero ir, me tomas de las manos, el piso esta mojado, no se ve nada.
Y la música, las luces, no encontramos la salida.
Alguien te habla, te toma por la cintura. Te enojas.
Me quiero ir, le grito, me grita. Miramos desorientadas, con miedo.
La luz azul me ciega.
Ya no es chistoso, no me parece entretenido el lugar, ni la gente, ni su música.

Me tomas la mano fuerte, se que también tienes miedo, de pronto, la salida, corremos, estamos a fuera. el guardia no entiende...

Nunca más me dices...

Nunca más me repito una y otra vez mientras camino y tus tacones hacen eco, pero ya no tu risa.

Juegos Urbanos


Sus vestimentas coloridas, concuerdan con sus sonrisas, sus miradas, sus palabras claras y fuertes.
Todos ríen, beben, algunos fuman, todos fuman, el humo los envuelve. Se saludan, se conocen, bailan. Pueden bailar acompañados o solos, da lo mismo.
Sonrisas.
La música es complice de sus pensamientos. Todos eufóricos, jóvenes, inmortales.
Luego, una propuesta, se escapan entre la multitud eufórica, bajan las escaleras riéndose de su hazaña. Borrachos se suben a un auto que conduce solo por las calles vacías, ascensores que no funcionan.
Juegos, juegos ridículos, sin sentido. Ella se ríe, siempre se ríe, creo no recordar su voz, solo su risa. El humo nos rodea, él corre las cortinas y todo queda a oscuras.
Son tan altos, tan fuertes, tan jóvenes. El juego es ridículo, tanto así que todos participan, nadie cuestiona nada.
Me pregunto tantas cosas, pero sus risas retumban en las paredes y en mi cabeza. El juego, nada importa, sólo el juego.
Luego la danza - su risa -
Se borra todo... su interminable risa...


Despierto
Escucho su risa, ella siempre se ríe.

La detestable amiga que te busca novio.


Todas, pero absolutamente todas tus amigas son potencialmente una buscate-un-novio-perfecto.
Por eso tenemos que tener mucho cuidado, cuidado de no estar solteras cuando la mayoría de tu circulo social femenino esta emparejado. Lo terrible es que no lo hacen con mala intención. Para ella decirte que te peines, que camines derecha y sonrías a todo hombre que cruza la calle, es decir que se preocupa por ti.
El problema de tu amiga es que ella también fue soltera durante mucho tiempo, y secretamente sufría y envidiaba a cuanta mujer tuviese a alguien a quien llamar. Por eso ahora que esta de novia tiene la profunda convicción que ha ganado una carrera, y que su premio es su maravilloso novio. Esto la hace creer facultada para sentir lastima de las demás mujeres solitarias y para demostrar su buena voluntad e infinita solidaridad, trata de encajarte un novio a la fuerza, no importa que él sujeto en cuestión nos parezca repugnante y que prefiramos pincharnos los ojos con un cactus que hablar con la amplia gama de esperpentos que nos presenta.
La amiga busca novio, no te dice a la cara que estas hace mucho tiempo sola, pero en cada conversación se le escapa. Por ejemplo, si están hablando de un hombre cualquiera “haa, yo se que a él le encantas, ¿no crees que fulanito es perfecto para ti?” si quieres quedarte en casa viendo películas mientras te atoras con chocolate, ella propone “y si vamos a la fiesta con mi novio, tiene unos amigos que te van a encantar!” mientras tu piensas que si los amigos de su novio SON como su novio, te arriendas 10 películas y te quedas en casa hasta el mes que viene. Infaltable las frases como “haaa, tu no entiendes, porque estas sola” o mejor aun “vamos a ir al zoológico todos, buscate uno por el día y trata que te dure hasta mi cumpleaños”
Es entonces cuando ya no soportas más, ni una frase más. La quieres, adoras a tu amiga, pero se te hacen insufribles esas miradas compasivas que lanza cuando ella llega del supermercado y él le trae las bolsas. No soportas cuando entra a tu pieza sin golpear, porque si le dices algo, responde con los ojos llenos de inocencia, que da lo mismo, en todo caso no iba a interrumpir nada.
Lo peor de todo, es que tu sabes que cuando se juntan dos o mas amigas de esta especie, después de hablar de lo maravilloooooso que son sus relaciones, se miran preocupadas y comentan sin tapujos los meses que llevas un letrero de soltería en la frente y para finalizar, hacen el pacto (porque son MUY, PERO MUY buenas amigas tuyas) de buscarte un novio que te haga feliz. Porque para ellas la felicidad siendo soltera no existe.

Todo esto ocurre cuando eres feliz por tener tiempo de sobra para leer, vitrinear, usar cualquier lado de la cama, eres feliz porque tu comida dura el mes entero ya que no hay nadie que asalte tu resfrigerador, puedes ver el programa que quieras, no tiene que aguantar comentarios sobre fútbol, ni nadie que te haga escenas de celos porque miraste mas de la cuenta a alguien. Nadie te revisa las cuentas de facebook o msn, o tus mensajes del celular. Eres completamente feliz.
Pero ellas no lo entienden.

El Periodista Frustrado

En los ultimos años ha aparecido una nueva especie de periodistas, pero no es el típico personaje de pantalones cortos caqui, una cámara colgando del cuello y abrumando a sus victimas con preguntas capciosas. No, él es una persona común, que a ser testigo de un acontecimiento peculiar lo graba todo con su cámara del teléfono celular y lo sube a Internet; me refiero al Periodista Frustrado.
No es difícil descubrirlos, ya que todos pueden ser potencialmente uno, aun así, ellos comparten ciertas similitudes que los delatan. Por ejemplo; cuando iban al colegio, solían ser el gordito fisgón que estaba al tanto de todos los enredos amorosos (por falta de los propios ja!); al cumplir 18 años y en vez de pedir un auto, pidió la colección entera de libros de espionaje y en la pasada navidad se compró el último modelo de celular con cámara satélite del mercado mundial (para obtenerla se endeudo hasta 36 meses más en cómodas cuotas) .
Ahora está completo; con este nuevo elemento no necesita cinco años de tediosa universidad y una Nikon ¡No! ¿Para qué? Si él puede salir de su casa y grabar todo con su aparato mientras juega a ser periodista.

Por lo mismo tenemos que tener especial cuidado con que que hacemos en la calle y lo que leemos en el diario.

Adopta un Hermano


Los zapatos llenos de tierra. Sonrió. Abro una reja oxidada, vuelvo a sonreír...
Respiro. La reja se cierra detrás.
El sol de la tarde ilumina todo con esa luz amarillenta y mágica de las películas.
Los ruidos desaparecen.
Miro mis zapatos llenos de tierra y creo que voy a llorar.
Entonces levanto la mirada empañada y lo veo a él, al otro lado de la calle prendiendo un cigarrillo.
Sus zapatos están llenos de tierra y sus labios tiene la misma sonrisa. Me abraza.
Mis dedos se aprietan en su espalda. Me levanta en el aire y me gira. Reímos. Gritamos.
El ruido vuelve despacio, la luz desaparece de apoco.
Pero la magia de esos niños y sus miradas llenas de emociones no se borra con nada.
“son increíbles” me dice, yo asiento “todo esto vale la pena, cada segundo...” le digo que si, que son maravillosos, las palabras salen cortadas por la emoción.
Nos llaman, mas abajo por la misma calle viene el resto del grupo. Todos ellos con la misma sonrisa, el mismo sentimiento increíble, con los besos de esos niños en las mejillas, y un vuelva luego “tía”...

Love History

Sus pasos eran silenciados por la gruesa alfombra. Corría con los brazos extendidos por el pasillo.
Reía, daba pequeños saltitos. Se volteaba y sonreía.
Él corría detrás, dejándola gana. Jugaron a esconderse y a encontrase, en aquel hotel perdido entre las montañas.

Ella usaba el cabello largo y suelto, mientras que él hablaba un idioma que se parecía, pero no se entendían. No importaba, los niños rara vez hablan cuando juegan.

La nieve caía, los años pasaban. Y ellos corrían por los pasillos o jugaban cartas en los rincones. Un año ella se corto el cabello hasta los hombros y él cambio la voz. Se miraron y no se reconocieron. Se avergonzaron.
Se avergonzaron de sus correrías, de sacar el pan de la cocina, de cantar hasta la afonía. Se avergonzaron de aquel primer beso en la sala de juegos y las guerras de nieve.
Ya no eran niños.
Pero basto una sola sonrisa.

Así era como se encontraban todos los años, por tres meses en ese refugio de las montañas.
Ella seguía usando el pelo suelto, y él simula no conocerla. Así como simulan saludarse y dejar que sus amigos en común los presenten. Bailan separados en el salón y cuando se topaban en el ascensor comentaban el tiempo. Cordiales.
Hasta que terminaron por olvidarse, por la costumbre a simular.

Aveces sus miradas se encontraban y un nudo les apretaba el estomago. Ya no se escondían en las habitaciones para encontrarse, sino para ocultarse de si mismos.
Un año ella apareció con un jovencito de la mano. Él simulo no verla. Un amigo en común los presento, aquel incauto nunca supo que era la undécima vez que alguien los presentaba.
Al otro año él también llevaba a alguien para presentar y pasear. Ella comento el tiempo en el ascensor. Cordiales.

Un año ella no apareció, la siguiente temporada hubo sequía y el hotel no abrió.
Así pasaron tres temporadas en donde no hubo sentimientos simulados, ni miradas perdidas por la escalera, ni nadie que comentara los caprichos del clima en los ascensores.

Ya no eran niños.
Él se anotaba en la recepción. Ella bajaba riendo por la escalera. No se reconocieron.
Pero en lugares mágicos como aquellos, la risa y los recuerdos se impregnan en las paredes.
Esa noche la música inundó todos los rincones, la gente bailaba y brindaba.
Basto una sonrisa. Y bailaron. Como bailaron esa noche, borrachos de alegría corrieron por primera vez en años, y él la dejaba ganar. Así como ella dejo que la besara en la sala de juegos. Sus risas llegaban al cielo. Cielo que se reflejaba en esa laguna infinita.

Hasta que terminaron por olvidarse, por la costumbre a simular.
Hasta que llegó un mail, y basto una sola sonrisa...

10 formas distintas para decir Fail

1.- No encontrar ropa interior limpia
2.- Que te roben las tarjetas de los bancos
3.- Recaer/Hablar/Contestar o cualquier cosa con el ex
4.- Prestar Cd´s, ropa, y libros
5.- Creer aún en los productos para el pelo
6.- Comprar esos pantalones, sabiendo que te quedan chicos, con la esperanza de bajar de peso
7.- Tomarte una botella de vino el día Lunes y terminar en el Mc donalds tragando hamburguesas como langosta
8.- Toparte con un ex de años y darte cuenta por fin que sí; es un perno asqueroso
9.- Que todas tus amigas estén de novia, mientras tu chateas con un vejete de 50 que te hace creer que tiene 25 durate semanas
10.- No querer abrir los ojos en la mañana.

Escribir

Las secuencias y las consecuencias.
Escribir.
Existir y vivir. Cada acaecimiento de mi vida, necesito escribirlo, así lo doto de realidad. Escribir sobre la propia vida es complicado. Es dotar de existencia a todo lo que nos rodea.
Es inmensamente importante escribirlos. Si no lo hago, me ahogan. Me asaltan en las noches y espantan el sueño. Se vuelven etéreos los recuerdos, se disuelven con el transcurso del tiempo. Escribirlos los inmortaliza.
La tinta se derramaba por las hojas, cada acontecimiento diario estaba correctamente almacenado en algún cuaderno, servilleta, pagina en web, alguna boleta. Nada se queda en el tintero, todo necesita ser dotado de realidad.
Por eso nunca escribo las perdidas y las penas. Anotarlas hace que se materialicen y que su olvido sea imposible.
La palabra es increible, creadora de realidades.