Borges

el olvido es el mejor perdón y la mejor venganza

oh grande Borges, magnifico, increíble, magnánimo.
Uf

Realidad y Lenguaje

Por un lado está la realidad y por otro está el lenguaje. La realidad que compartimos es un universo que el lenguaje describe de variadas maneras. Entre ellas, la ficción es una de las más poderosas, tal vez, porque le apuesta a una descripción extensiva, en la que caben no sólo el mundo real sino todos sus posibles pares. Cuando intentamos describir un pedazo del mundo con una historia, ¿cuántos otros mundos estamos describiendo?

Para algunos, esa característica difusa de la ficción podría ser vista como un impedimento. Al fin y al cabo, si lo que nos interesa es usarla como una herramienta para entender (en un sentido amplio y más bien vago) la realidad, la crónica periodística, el diario íntimo y otros géneros similares parecen hacer una mejor labor hablándonos de lo que realmente sucede. Sin embargo, la ficción logra algo que los demás no pueden: la ficción especula, la ficción se adentra donde la certeza de la vivencia no es admitida, donde no es posible ser testigo. Dentro de la ficción cabe lo que pudo haber ocurrido y también lo que ocurrirá. Los mundos paralelos que nos enseña son modelos parciales de la realidad que vivimos. Al leerlos, ganamos comprensión sobre la manera como funciona, en abstracto, el nuestro

Gente Común

No discuta nunca con un tonto. Puede que la gente no aprecie la diferencia.

Palabras



Existen momentos en los cuales deseamos desarticular palabras, volverlas etéreas, cambiarlas a nuestro antojo, deshacerlas entre los dientes... y existen otras, las cuales son increíblemente tímidas, se quedan largamente en los labios, sin atreverse a salir, desdibujandose siempre, no se atreven a materializarse.

Otras en cambio son sólo alucinaciones

Tacto


De los sentidos, el tacto es uno de los mas extraordinarios. La capacidad de poder sentir el mundo en los dedos, en la piel, es simplemente increíble.
La rugosidad de las superficies, la suavidad de un par de labios, los dedos entrelazados. Sentir arena bajo los pies, el agua que fluye al bañarse. No tiene precio.

Por eso no puedo concebir el uso de guantes. Todo el tacto se vuelve ficticio, irreal. Como si voluntariamente no quisieras tocar el mundo.

Lo que somos

Suprima los momentos en los que usted no es dueño de sí mismo.
Descarte lo pensado bajo la influencia del alcohol, o de las drogas.
Evite tener en cuenta los actos realizados en la euforia de un romance incipiente.
Ignore las palabras amargas o los actos de despecho posteriores una ruptura traumática.
Pase por alto incluso los desvaríos propios de la falta prolongada de sueño.
Elimine todo esto, y de usted quedará más bien poco. Y lo que quede será tremendamente aburrido y carente de auténtico interés.
El hecho es que sobre lo que nos pasa no tenemos siempre el control. Y lo que nos pasa no siempre nos gusta.
Pero por más que nos convenzamos ilusoriamente de que somos lo que somos, el hecho innegable es que somos lo que nos pasa.

Y lo que me ha pasado a mí hoy es que he bebido demasiado, y por eso ahora escribo lo que escribo, y ustedes acaban pagando el pato
Una tragedia

Periodismo Chileno


El Periodismo en Chile, consiste en gente que no sabe escribir, entrevistando a gente que no sabe hablar, para gente q no sabe leer.

Cuando hablas

Muchas veces, cuando me hablas, solo sonrió, mientras tu voz resuena en mis oídos, hueca y sin vida. Observo como me hablas, como mueves tus labios, como tragas saliva y sigues hablando, veo tus gestos, el movimientos de tus manos...
Todo esto ocurre mientras finjo escuchar, yo estoy con mi mirada atenta y una sonrisa, diciendo un oportuno "si, entiendo" en el momento justo para que sigas hablado, pero tu voz ya no me toca... acentuó mi sonrisa y evoco alguna canción al azar, la recuerdo al máximo volumen, tanto que perfora mis timpanos y me envuelve creando un campo de protección contra tus afiladas y satíricas palabras y mi conciencia.
Total, cada vez soy mas impermeable a toda la mierda que puedas tener guardada
Total, ningún río fluye eternamente, algún día cesara el torrente de palabras...

La Ballena y Jonás


Jonás hostiga a la Ballena, la insulta, la provoca, le dice que se aprovecha de los peces pequeños y que es incapaz de devorar a un hombre. Al final la Ballena, harta de verse así de vilipendiada o sólo por hacer callar a ese energúmeno, se traga a Jonás sin hacerle el menor daño.
Una vez dentro del vientre de la Ballena, Jonás empieza a correr por todos lados, grita, da puñetazos y puntapiés en las paredes del estomago de la Ballena. Al cabo de una horas la Ballena, enferma de nauseas, vomita a Jonás sobre la playa.
Jonás por su parte, cuenta a todos que permanecido un año entero dentro del vientre de la Ballena, inventa historias heroicas, y hasta afirma que la Ballena le tuvo miedo.

Moraleja: si eres grande y poderoso como una ballena y algún Jonás te desafía ¡no lo devores! porque lo vomitaras transformado en héroe